lunes, 30 de mayo de 2016

Cadáveres exquisitos


Cadáveres exquisitos 

Como cantos de ballenas en el mar,
no hay cosa más relajante.
Como estar en la playa,
mientras escuchar las olas romper.

El cántico de los aficionados visitantes,
rugiendo en las gradas como luces brillantes.
Brillando y luciéndose como lleva cien años,
corriendo como si no hubiera un mañana.

El quemado del hombro hace que canten los pájaros.
Mi móvil hace que se apaguen las luces mientras que cantan para la clase.
El público de Alemania es muy puesto en cuanto gris.
De momento no se sabe, y las persianas están cerradas de un portazo.

Corriendo, volando la niña esta bailando.
Se mueve, se mueve un lado, el otro...
todo negro,oscuro. Cuenta ovejas
una... dos... ¡Despierta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario